Lugares

Los lugares a los que llegamos no son casualidad, son una elección de nuestro corazón, voz interior o raciocinio. En esa aventura conoceremos seres humanos que cambiarán nuestra forma de ver la realidad, amigos de toda la vida, una pareja. También hay lugares que nos enseñan a retirarnos rápidamente porque no merecemos esos gritos, el trato o las malas caras, crecemos en amor propio y sí ganamos algo: dignidad. Dejar ir algo es vaciar nuestras manos y tener fe de que pronto llegará algo nuevo que esté más en sintonía con nosotros.

Eventualmente, la posibilidad se hace realidad.

Estás lista

Palabras para mí

Es mi responsabilidad curar mis heridas y traumas. Cada uno traemos nuestras propias batallas, anhelos, deseos, historias. Sé prudente, ama hoy y ahora, sana lo que tengas que sanar porque aún estás a tiempo de cambiar el rumbo de tu destino.

A tiempo

Encontrar el hombre correcto, las circunstancias adecuadas para hacer una carrera, embarazarte, irte de retiro a la montaña, ¿cuántas opciones? Y el mejor momento está enfrente; el hombre correcto puede ser tu primo, tu amigo, tu tío, las circunstancias adecuadas son estas porque no necesitas de una montaña, ni convertirte en monje y vivir del Prana, ni embarazarte es ley de vida, si te angustia ser mamá puedes adoptar y por supuesto hacer o no una carrera no marcará tu éxito o tu dicha, el reloj sigue con su tic tac. La vida está sucediendo y se te va como agua de lluvia por mirar futuros inexistentes, esperando personajes salidos de cuentos, porque al final la ansiedad no tiene la razón. La vida sucede justo ahora, tómala con fuerza y agradece que hoy tienes tiempo y este inevitablemente pasará… de ti depende que la historia sea magistral.

Estrellas binarias

Mis ojos aún no ven el plano en dónde estás. Sé que en otro nivel nos estamos riendo.  Tu ausencia me da luz para comprender que todo está sucediendo al mismo tiempo.

Gracias por la carta sin fecha y los regalos atemporales.

Con todo mi amor, Bren.

P.D. Aún tengo la esperanza de que esto llegue a tus manos, si las manos aún existen allí.