Invierno

Ese frío invierno se me coló dentro aunque afuera era primavera, la ventisca y la nieve las llevaba dentro. Cuando hablaba me salía el tradicional vaho así fuera verano. Y todos en esas épocas me abrazaban porque “estaba muy fresca”. No conciliaba el sueño por las noches, se me helaba el corazón. Al bañarme con agua bien caliente, mi cuerpo la tibiaba. Esos baños hirvientes se me estaban borrando, eran una memoria miope.

Ni los abrazos, ni las cobijas…solo el bendito sol podía con mi frialdad,me quitaba la ropa en la tarde y retozaba como un reptil pegada al suelo.

Extrañaba los días cálidos y ahora solo eran viejos recuerdos como las fotos amarillas que guardaba en el cajón.

Anuncios

Colores en mí

La libertad de ser quien eres; sin temor a la vida o a la dicha. Enamórate del tiempo, las palabras y la gente. Considera que los años se van deprisa, analiza, crece y lee. Duerme tarde o temprano lo que necesites, sueña despierto. Acaricia a los animales, habla con las plantas, abraza a los humanos. Sé gentil con tu mundo y siembra un paraíso secreto para ti, llénalo de música, pinta cuadros dedicados al amor, llora despacio al ritmo de la lluvia y después ríe, olvida y sigue…