Aprendiendo

Estoy aprendiendo a mirar este mundo juguetón. Estoy aprendiendo a bailar con el viento. Estoy aprendiendo a soltar como el árbol las hojas. Estoy aprendiendo a cantar junto con las aves. Estoy aprendiendo a dormir con mi gato a deshoras. Estoy aprendiendo a mirarte a veces como el Sol a la Luna. Estoy aprendiendo a alejarme y acompañarte como las nubes y la lluvia.Estoy descubriendo tu magia como la abeja comiendo del néctar. Déjame ir y volver como si yo fuese una ola. No te resistas, no insistas, sólo espera…

Te lo escribo sin pensar

Esto te lo escribo sin pensar porque si empiezo con los filtros, con borrar, quitar, poner y los arreglos dejará de tener la magia. Te lo escribo porque así lo siento, poco me importa si te tildan de raro o de loco.

Si tú mismo no te comprendes, si te has tachado de enfermo, si tienes mil síntomas de una enfermedad imaginaria o existente. Si a veces quisieras desaparecer del mapa, si te sientes incomprendido inluso por ti. Con todos esos destellos así te quiero, no me importa romperme en pedacitos, si el camino es tortuoso o difícil, así decidí yo romperme contigo, juntos, o todo o nada, ¿acaso la vida no nos lanza a eso?, ¿a destruirnos de poquito en poquito y volver a armarnos, más bellos y brillantes?

Te lo escribo sin pensar porque la razón se fue de paseo, pero el corazón se quedó al mando. Y con él de capitán, las ilusiones brotan al igual que los sueños, sin pensar continúas y los rasguños se sentirán después.

Lotería

El caos. Las flamas.El deseo.La pérdida. La incertidumbre.  La locura. La queja. El desierto. El vaivén.  El despojo. El enmudecimiento. Los enredos. La cabeza. El sueño. El pensamiento. La mente. Las lágrimas. El dolor. La pena. La amargura. La  soledad. Las cartas. Las flores. Las canciones. La estupidez. El cambio. La lucha. El temor. La rabia. El coraje. La pasión. La obsesión. La desesperación. La petición. El destierro. El desenfreno. Los besos. El recuerdo. La almohada. La oscuridad. La lucidez. El estremecimiento. Los nervios. La procrastinación. La autodestrucción. El intento. La plática. Los amigos. La fiesta. El alcohol. El corazón. El entendimiento. La aceptación. La alegría.

¡¡Lotería!!

La cura

 

El tiempo apagará las flamas, ayuda a apaciguarlas. Deslízate primero, luego camina. Deja correr los días, corre con ellos, ejercítate. Todos hablan de fluir, pero ¿cómo hacerlo?, ¿cómo lograrlo? Parece imposible. Acepta. Sin reclamos y sin expectativas. Avanza a lo incierto, puede ser la deriva… si es así construye unas alas, si no lo es inventa el camino.

ACEPTA TU VIDA, CAMINO, TIEMPO Y DESTINO.

 

 

A crecer

Lo inevitable: envejecer y crecer, ¿qué implica crecer?

En una edad temprana el humano tiende a compararse con otro en estatura ―yo soy más alto que tú, yo te gano por un pelo, mira estamos igual―, así comienza el historial de comparaciones, se empieza con los juguetes, con “mira lo que me trajeron los reyes o Santa y a ti no,perdedor”, así progresivamente, después son las calificaciones, ropa, objetos, muebles, carteras, casas y un sinfín  de objetos…

Lo inevitable: envejeces y creces.

Dejas de darle importancia a todo eso, callas esas voces, esos bucles que no llevan a ningún lado y piensas ―ajá, estoy madurando, creciendo, envejeciendo―, otros puntos  se valoran como preponderantes. En el adulto las cuentas, deudas, escuela, pagos de tarjetas y un algo más: el alma y la tranquilidad.

Lo inevitable: envejeces y creces. Tic-tac.

El precio de la tranquilidad, ese día en el que tu voz la escuchas, sabes lo que quieres, lo que no, qué tanto estás dispuesto, qué tanto te perturba. Las manecillas te corretean y te muerden los talones con ese tic-tac (así nos mastican ellas). Y es hoy el día indicado de deshechar lo que debes… ropa, personas, discursos, ambientes.

Buscas esa tranquilidad…

Lo inevitable: envejeces y creces. Tranquilidad.

Allí adentro está, su voz siempre ha estado para ti, pero por ponerte rebelde y desobediente te has metido en líos verdaderamente “chonchos”, sí simpre estuvo allí para ti. En las buenas, en las peores, en el atrás y el porvenir. Sólo escucha.

Lo inevitable: envejeces y creces. Contagio, contacto.

Saber escuchar a la natura, a  lo tuyo, lo que siempre estuvo y nunca te abandonó, ni te abandonará. La fuerza te recorre y sólo sabes que estás en contacto con el cosmos, con lo que no se ve, pero sientes. En ese momento, en esos segundos de lucidez, piensas: ¡¡Cuánto he crecido!!, he envejecido o quizás estoy alumbrando un aspecto de mí que desconocía.

A crecer…

Anécdota

Hace veintiún años caminaba a la orilla del mar, un fragmento verde bien pulido se asomaba entre la arena, lo recogí pensando que era jade, jajajaja, yo y mi imaginación. Corrí gustosa hacía mi madre, le dije sonriendo: ¡¡Encontré una piedra preciosa!!, mira.

Abrí mi mano y ella con cara de risa, respondió: Eso es un vidrio.

Para mí no tenía forma de vidrio, ni siquiera tenía filo. Estaba pulido. Lo guardé en mi bolsillo y mucho tiempo estuvo en mi escritorio. Años después supe cómo lucía el jade, jajajaja.

En mi adolescencia, miraba aquel fragmento, pensaba en mi gran hallazgo.

Hoy volví a encontrarlo entre mis pertenencias, por fin, cobró significado, ese pequeño vidrio soy yo pensé, somos todos. El mar es el tiempo y nacimos con filos, con cierto aire silvestre.

Cada etapa, cada lapso nos pule, saca lo mejor de nosotros, nos deja sin filo.

Un día trascendemos el dolor y volamos. Los daños no están, ni las heridas y aflora la belleza que hay en nuestro interior, así como aquel vidrio que llegó a ser en mi mundo, una piedra preciosa.

… Y después de todo creo que lo es.

Día perfecto

Dicen que la perfección no existe, pero yo creo que sí cuando veo la naturaleza; el correr de los años y a los niños crecer, a los adultos envejecer, a los animales amar, correr y cazar.

Yo creo que lo perfecto existe. Hoy, por ejemplo, es un día perfecto para:

a) Hacer lo que amas.

b) Trascender.

c) Liberárte.

d) Ser.

Hoy es el día, no hay otro, lo perfecto ya llegó; te busca para tomarte del brazo y caminar junto a ti.