A mi hermosa flor

Unos pétalos con amor para que se envuelvan en ti y aprendan de la dulce fragancia que emanas. Déjalos que memoricen tu piel como una vez lo hice yo. 

Anuncios

Mentir

Sangre, no me dejes mentir, palpita dentro de mí, corre y cundo esté cerca bombea sin parar con temblor hasta que el rubor recorra cada milimetro de mi piel.

Saliva, no me dejes mentir. Seca mi boca hasta que se agrieten mis labios y las palabras salgan lentas y pausadas, pero brillantes y sabias.

Sudor, no me dejes mentir. Camina por doquier eres libre de hacer un río de mí. 

Tú, escucha y si las palabras no cuadran. Lee mi cuerpo, él no me deja mentir.

Felices fiestas

Unas líneas de regalo para ti y para mí

Nuestra edad es nada comparada con la del universo. Somos polvo tejiendo problemas, suponiendo, buscando un lugar, no lo hagas más. Acepta que hoy estás y mañana no sabemos. La vida es una estrella fugaz y su brillo hay que gozarlo.No atesores momentos, recuerdos…vívelos. Deja que la naturaleza y los seres que la habitan te sorprendan, que el amor, la suerte, el trabajo, la salud toquen a tu puerta cuando quieran, no trates de cuadrar, de encajar, de desear. Sé cada día más feliz y libera tus días, dáles rienda suelta.

Les deseo paz en sus corazones y muy felices fiestas para todos.

Aprendiendo

Estoy aprendiendo a mirar este mundo juguetón. Estoy aprendiendo a bailar con el viento. Estoy aprendiendo a soltar como el árbol las hojas. Estoy aprendiendo a cantar junto con las aves. Estoy aprendiendo a dormir con mi gato a deshoras. Estoy aprendiendo a mirarte a veces como el Sol a la Luna. Estoy aprendiendo a alejarme y acompañarte como las nubes y la lluvia.Estoy descubriendo tu magia como la abeja comiendo del néctar. Déjame ir y volver como si yo fuese una ola. No te resistas, no insistas, sólo espera…

A crecer

Lo inevitable: envejecer y crecer, ¿qué implica crecer?

En una edad temprana el humano tiende a compararse con otro en estatura ―yo soy más alto que tú, yo te gano por un pelo, mira estamos igual―, así comienza el historial de comparaciones, se empieza con los juguetes, con “mira lo que me trajeron los reyes o Santa y a ti no,perdedor”, así progresivamente, después son las calificaciones, ropa, objetos, muebles, carteras, casas y un sinfín  de objetos…

Lo inevitable: envejeces y creces.

Dejas de darle importancia a todo eso, callas esas voces, esos bucles que no llevan a ningún lado y piensas ―ajá, estoy madurando, creciendo, envejeciendo―, otros puntos  se valoran como preponderantes. En el adulto las cuentas, deudas, escuela, pagos de tarjetas y un algo más: el alma y la tranquilidad.

Lo inevitable: envejeces y creces. Tic-tac.

El precio de la tranquilidad, ese día en el que tu voz la escuchas, sabes lo que quieres, lo que no, qué tanto estás dispuesto, qué tanto te perturba. Las manecillas te corretean y te muerden los talones con ese tic-tac (así nos mastican ellas). Y es hoy el día indicado de deshechar lo que debes… ropa, personas, discursos, ambientes.

Buscas esa tranquilidad…

Lo inevitable: envejeces y creces. Tranquilidad.

Allí adentro está, su voz siempre ha estado para ti, pero por ponerte rebelde y desobediente te has metido en líos verdaderamente “chonchos”, sí simpre estuvo allí para ti. En las buenas, en las peores, en el atrás y el porvenir. Sólo escucha.

Lo inevitable: envejeces y creces. Contagio, contacto.

Saber escuchar a la natura, a  lo tuyo, lo que siempre estuvo y nunca te abandonó, ni te abandonará. La fuerza te recorre y sólo sabes que estás en contacto con el cosmos, con lo que no se ve, pero sientes. En ese momento, en esos segundos de lucidez, piensas: ¡¡Cuánto he crecido!!, he envejecido o quizás estoy alumbrando un aspecto de mí que desconocía.

A crecer…

Anécdota

Hace veintiún años caminaba a la orilla del mar, un fragmento verde bien pulido se asomaba entre la arena, lo recogí pensando que era jade, jajajaja, yo y mi imaginación. Corrí gustosa hacía mi madre, le dije sonriendo: ¡¡Encontré una piedra preciosa!!, mira.

Abrí mi mano y ella con cara de risa, respondió: Eso es un vidrio.

Para mí no tenía forma de vidrio, ni siquiera tenía filo. Estaba pulido. Lo guardé en mi bolsillo y mucho tiempo estuvo en mi escritorio. Años después supe cómo lucía el jade, jajajaja.

En mi adolescencia, miraba aquel fragmento, pensaba en mi gran hallazgo.

Hoy volví a encontrarlo entre mis pertenencias, por fin, cobró significado, ese pequeño vidrio soy yo pensé, somos todos. El mar es el tiempo y nacimos con filos, con cierto aire silvestre.

Cada etapa, cada lapso nos pule, saca lo mejor de nosotros, nos deja sin filo.

Un día trascendemos el dolor y volamos. Los daños no están, ni las heridas y aflora la belleza que hay en nuestro interior, así como aquel vidrio que llegó a ser en mi mundo, una piedra preciosa.

… Y después de todo creo que lo es.

Las mejores historias

Las mejores historias se escriben con:

Tengo miedo, pero lo enfrento.

Tengo miedo, pero me aviento.

Muero, pero no agonizo.

Las mejores historias se escriben con:

¡¡Vamos por eso!!

¡Tú puedes!

¡Levántate y sigue!

Las mejores historias se escriben con:

Los seres vivos.

El Sol

y la Luna.

Las mejores historias se escriben con:

¡Buenos días!,

¡Suerte!,

sonrisas.

Las mejores historias estás por escribirlas.

Mis diez descubrimientos

  1. No duele la soledad, duelen las ilusiones rotas.
  2. Para sacar tu brillo personal debes estar solo.
  3. La tranquilidad es más valiosa que la felicidad.
  4. Respetar tus decisiones es más difícil de lo que parece.
  5. Caminar solo, te hace fuerte; pero…
  6. el amor sana todas las heridas (puede emanar de ti para ti o de otros seres)
  7. La disciplina es lo que te mantiene a flote.
  8. Cuando parece que lo has superado, lloras. Es parte de sanar.
  9. Mantener la cabeza fría, cuando el corazón está decidiendo, es la mejor decisión.
  10. Los cambios son buenos. Somos castillos de arena a la orilla del mar.

20160430_182240

Planos

En ocasiones es mejor dejar de insistir, cerrar la boca y que el silencio se encargue de construir.

Te pienso, siempre te pienso, en objetos, anécdotas, texturas, en las noches, tardes y mañanas soleadas, pero sobre todo las nubladas.

En mí vives y vivirás para siempre e inevitablemente me contactaré contigo por medio de mis sueños, por medio de la mente; en este plano no estamos juntos, pero en otros nos damos la mano como en los recuerdos.

dsc06016