Dobles

Cuando estoy contigo somos cuatro.

Conmigo y sin ti.

Contigo.

En ti y sin mí.

Conmigo.

Sólo el tiempo nos desdobla.

Anuncios

“Dios, sí juega a los dados”

¿Realmente olvidamos?, o no queremos recordar.

¿Dejamos de amar?, o suprimimos el amor.

¿Fluimos?, o dejamos de perseverar.

¿Cambiamos?, o sólo escondemos, nuestro rostro real.

¿Dejamos ir?, o nos deshacemos de algo o de alguien.

¿Crecemos?, o fingimos ser adultos.

¿Existe la felicidad?, o nos autoconvencemos de ella.

¿Perdonamos?, o en el fondo del cajón guardamos la desconfianza.

¿Amamos?, o nos acostumbramos a ser serviciales y gentiles.

¿Lo que viene es mejor?, o sólo es un autoconsuelo.

¿A quién pertenece esta vida, esta historia, este guión, quién deshace y rehace?

¿A Dios, la naturaleza o no hay un director?

Tal vez Dios sí juega a los dados.

¿Entretenimiento o diversión?

Mira alrededor.

No importa

Ya no importa si las cosas no salen como espero. Si el control lo tengo yo, tú, ellos, nosotros o no existe. No importa si las circunstancias conspiran en mi contra o a favor. Los resultados ya no importan. No importa ya si el destino ya está escrito y yo lo ayudo a progresar. Eso ya no importa, porque no dejaré que esos eventos, los disparates, reclamos e impaciencias ahoguen mi voz y mi esencia. Ya no importa porque después de a larga espera tengo fe y eso es todo lo que importa.