Querido Helios,

Aprendí a brillar sin ti.

Atentamente, Selene.

Anuncios

A Ramón Gómez de la Serna

La idea no es vivir para siempre; es crear algo que sí lo haga. Andy Warhol

[Carta imaginaria]

Llegué demasiado tarde a este mundo y no pude conocerte. Me hubiese encantado, me declaro tu gran fan.

Atesoro tu trabajo, no tienes idea de cuántas veces me has levantado, me haces reír, recordar y llorar, ¿sabes? mi papá quería nombrarme Ramona, tiempo atrás diría que es horroroso, pero hoy creo que era una estupenda idea. Seguramente, mis días de infancia hubieran sido una pesadilla, pero de haberte conocido lo habría soportado.

Me encanta como mirabas los objetos y les dabas otro matiz. Te leo para mirar con tus ojos, para sentirte y aunque han transcurrido cincuenta y tres años desde tu muerte, yo te siento tan cercano como si fueras mi mejor amigo.

En realidad, no sé cómo agradecerte lo que siento, mi amor hacia tus letras y reflexiones. Eres el hombre que me enseñó a mirar desde otros ángulos, a distorsionar la realidad, a vivir entre sueños.

Serna, gracias por escribir.

Te estima,

B.

A Cuba con amor:

Cuba no tengo el gusto de conocerte. Sólo te he visto a través de fotos y postales. Y cada vez que me asomo viajo en el tiempo con tus autos antiguos circulando en las calles.

Calles llenas de historias de gente amigable. Te conozco a través de la literatura, de gente que te guarda cariño y respeto. Según dicen el cubano es amable, jacarandoso, leal y de ojos bondadosos; siempre dispuesto a ayudar.

Desde hace días estoy feliz por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con EU (ojalá no tenga negras intenciones, ya sabemos cómo es). Te vendrá bien en cuanto a economía y comercio. Seguramente muchos querrán visitarte espero ser uno de tantos; en tanto te deseo lo mejor para ti y paz para tu pueblo.

Abrazos sinceros,

Bremarila.

Leonardo

[Carta dirigida al Departamento de evidencias]

Hola, necesito de su ayuda. Vivo con un sujeto peligroso.

Se trata de mi hermano mayor. Se llama Leonardo. Tiene dieciséis años y es un león.

¿No me creen? Tengo pruebas.

1. Bosteza mucho.

2. Duerme con frecuencia.

3. Come carne y no le gusta muy cocida, porque según él pierde propiedades.

4. Tiene unos dientes afilados.

5. Gruñe por las noches.

6. No le gusta cortarse el cabello. Su melena es larga y rubia.

7. Las uñas las lleva largas, porque toca la guitarra (eso dice).

Hoy lo enfrenté. Se burló de mí y lo negó. Otra prueba más de que es un león.

¡Auxilio! Mis padres no me creen. Son mi última esperanza.

Atentamente: Karla la de la casa rosa.

P.D. Para que la encuentren rápido la voy a dibujar.

images2JYI1VJB