Una naranja

Esta era una naranja que vivía con su familia, su padre y sus hermanas, ella había visto partir a algunas. Azotaban en el piso y los seres altos las recogían. No sabía qué sucedía después. A otras las arrancaban por ser gordas y muy anaranjadas.

Naranja no quería caer ni se arrancada. Ella se aferraba a la rama y se escondía de los seres, además crecer casi en la copa tenía sus ventajas.

El viento soplaba un viernes dos de junio. Naranja estrepitosamente cayó sobre la tierra, un ave logró visualizarla y empezó a picotearle la cara.

El ser más bajito vio la escena y se acercó a defenderla, o eso ella creía. Él entró a la cocina, sacó un cuchillo y cortó a naranja por la mitad. Vaya dolor que la embriagaba estaba semimuerta.

El ser empezó a chuparla. Y una vez que extirpó su jugo, aventó a naranja a un cesto de basura, allí vio a Gordita, Pachona y Golosa. Las cuatro lloraban amargamente su final y ahora, ¿qué camino les depara?

Anuncios