Te dejo

El segundero camina, una a una las horas se deslizan, nada se paraliza, los tiempos cambian al igual que el viento. Los años traspasan la piel y la cara. No soy la que fui, me veo al espejo ni siquiera me reconozco. Te dejo ir aunque el corazón reviente y los tejidos sangren. Vete con tu luz y tu mundo, con las promesas a medias, las fotos y las maletas deshechas si quieres te ayudo a hacerlas. Te dejo ir. En la lejanía mi voz se apaga y te entreveo a la distancia allí de pie frente a otros ojos con otras estrellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s