Sobre la vejez

Anochecer, amanecer así a diario, con los días despertando. La vejez se asoma en la piel, en las manos, en los ojos, la edad te transforma y te recuerda tu fugacidad. La vida es muy corta para seguir dividiendo la vejez y la juventud, la edad no importa, las experiencias sí, el cómo te amoldas al tiempo y tejes tu vida. Si cuentas los días, lo que no has hecho, lo que se fue y enumeras tus desdichas o bien cedes ante la presión, opiniones, críticas; te pierdes en el laberinto de supuestos, olvidando los hechos. Por una vida no quiero que me diseccionen con líneas del tiempo, sólo quiero acomodarme a él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s