Perder un amigo

El verano barría las flores descoloridas y rotas que decoraban la calle agrietada. Caminé hasta llegar a tu casa con la disculpa en los ojos y un regalo entre las manos. Te vi, pero ya no eras el mismo, el amigo aquel lo había perdido, tus palabras frías cortaron mi impulso de querer abrazarte, la calidez cambio por la frialdad y me retiré, no sin antes mirar atrás, pero ya no estabas más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s