Adiós

Corrí hacia la puerta para despedirme, despertando poco a poco los besos que dejé guardados, desde el mes pasado, en tus labios. Un impulso llevó a otro, de forma irremediable llegamos a un punto sin retorno, la despedida hizo alianza con el tiempo lo extendió a límites incontables, los escasos minutos se hicieron horas. Aquella escena no era una despedida, sino un comienzo que empezó con un adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s