Rosa

Mira a la rosa muerta en el florero aquel, con la hojas rotas, deshojada, manchada por el viento y el sol.

Sigue erguida y sin chistar, su tallo seco está, sus espinas no la pueden defender, los nutrientes no están.

Cambia de forma, se encorva, su muerte no puede prolongarse más. Sin belleza, a la basura va a dar.

En unos días dejará de existir, la rosa dejará su forma, se hará polvo y ese polvo volverá a ser parte de otro ser.

La rosa dejará de ser para volver a ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s