Sin alcohol, por favor

Muero de ganas de emborracharme, ponerme hasta las chanclas y salir tambaleante, suspirando con los ojos llorosos, la boca silenciosa y el pensamiento revuelto.

Perder el raciocinio, volver a lo silvestre, arrastrarme o que me arrastren para llegar a casa, dejar de lado el encanto y las buenas costumbres.

Hablar lo mínimo y chueco.

Reír, llorar y cantar.

Tengo ganas de emborracharme de tus malditos recuerdos hasta perderme en la espesura de tu indiferencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s