Sin alcohol, por favor

Muero de ganas de emborracharme, ponerme hasta las chanclas y salir tambaleante, suspirando con los ojos llorosos, la boca silenciosa y el pensamiento revuelto.

Perder el raciocinio, volver a lo silvestre, arrastrarme o que me arrastren para llegar a casa, dejar de lado el encanto y las buenas costumbres.

Hablar lo mínimo y chueco.

Reír, llorar y cantar.

Tengo ganas de emborracharme de tus malditos recuerdos hasta perderme en la espesura de tu indiferencia.

Anuncios

Si supieras

Si supieras cuántos días, cuántas noches, cuantás horas, minutos y segundos te he pensado. Si supieras cuánto tiempo te suspiro y me amedrentan los recuerdos. Si supieras que aún te beso en nuevos escenarios, creados por mí. Si supieras que aún queda un poco de mí para tí. Si supieras que algunas noches, definitivamente, no puedo dormir. Si supieras que cuándo salgo… huelo tu loción, veo tu perfil y vislumbro tu complexión. Si supieras que extraño al hombre que conocí, no al que eres hoy. Si supieras que en mi mente respiras aún vívidamente. Si supieras que pido buenos deseos para ti. Si supieras que me sé de memoria tus arrugas, tus texturas y tu palpitar. Si supieras que a veces lloro por lo que no fue, por lo que partió, por lo que rompí. Si supieras que ya no te quiero junto a mí porque “no eres tú, ahora, soy yo”. Si supieras que te he dedicado lágrimas, canciones, flores y lugares. Si supieras que fue lo mejor que pasó y poco a poco me olvidé de ti.