Sucesos

Destino.

Trazando el plan estaba sin prestar atención al destino. Vino. Todo lo deshizo.

Error.

Creía que iba por buen camino. Me caí, entorpecí el camino. Un error me encaminó a mí destino

Temor

Temblando siguiendo la misma senda, aún sin escuchar el destino, ni al camino. Se trepó en mí el enemigo. Sin poder dormir, sin poder comer, sin poder reír y cargando con él.

Luz

En la obscuridad. La luciérnaga alumbraba otra senda ramificada con más de un destino que desembocaba en un mismo sitio.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s