El Facebook

Quieran o no el Facebook forma parte, ya, de la vida cotidiana. Este sitio alberga alegrías y éxitos. Cada vez que entro a este portal veo amigos risueños, optimistas, relajados. Pareciera que a todos les va excelente, eso está muy bien; pero la realidad es que segmentamos los momentos tristes de nuestras vidas. No queremos parecer quejosos frente a los demás.

Nos han dicho hasta el cansancio que nuestra opinión sobre nosotros mismos es la más importante, ¿será? Más bien creo que vamos construyendo nuestra visión dependiendo de cómo nos miran los demás. En ese interactuar nos conocemos.

En el Facebook habitan, también, nuestros amigos introspectivos; ellos a manera de confesionario lavan sus culpas a través de este portal (la iglesia quedó relegada). Otros prefieren más humor, reflexión o compartir temas de interés social.

Desafortunadamente, cada vez hay menos opinión, es decir, postean la nota sin una crítica previa y debajo se alojan miles de likes. Esa manita incierta, (digo incierta) porque no sabemos con exactitud que fue lo que gustó, sin embargo nos conformamos con ella ya que es mucho más fácil. Nos sentimos solidarios y simpatizantes con la nota. 😉

¿Qué pasa con los fantasmas? De igual modo están presentes en la red. Me refiero a esos seres que murieron, e incesantemente este medio nos los recuerda ¡Hey, hoy es su cumpleaños! La felicidad es tan importante que los difuntos pasan desapercibidos ¿Cómo diablos se borran esos portales?

No hay respuesta, tampoco la hay para aquellos que prefieren vivir la realidad a través de una mini ventana cuándo afuera está el horizonte. Cosechemos realidad.

Esta felicidad insana, me mata, ha diluido otras emociones o alguien conoce ¿A quién deseé ser melancólico por el resto de sus días? Desde mi humilde opinión prefiero seguir tiñéndome de emociones. Mi meta no es ni será ser feliz. Basta de bobadas.

¿Qué quiero yo? Ser más humana.

Anuncios

10 comentarios en “El Facebook

  1. Elva González dijo:

    Me encantó tu post! La verdad yo no he dejado mi cuenta porque la uso (la tengo unida con el blog), pero eliminé las aplicaciones de redes sociales de mi celular y de mi ipad. Así solamente puedo verlas cuando estoy en mi laptop, y después del trabajo es MUY raro que me queden ganas de volver a sentarme frente a una computadora, ¡estoy divagando! Mi punto es, que yo también noté que todo son felices y risueños en la redes, todos son populares y están viviendo el mejor momento. Ver esto no es lo mejor cuando estás teniendo un mal día…
    Decidí evitarlo lo mejor posible y debo admitir que ahora me siento más tanquila. Además, al platicar con la gente, y no solo basarte en lo que ves en las redes sociales, te das cuenta de que su vida no es tan perfecta…como nos quieren hacer creer.
    Saludos! 🙂

    • bremarilaochoa dijo:

      Estimada Elva gracias por tu comentario. Exacto a veces nos llenamos de suposiciones sabiendo de primera mano que la vida no es así. Creo que es de los medios más hipócritas y sesgados, pero ni hablar del peluquín. Un beso, suerte con esa vida imperfecta llena de aprendizajes. 🙂

  2. pablomirlo dijo:

    ” …ellos a manera de confesionario lavan sus culpas a través de este portal (la iglesia quedó relegada)”. Muy de acuerdo. Esa red se ha convertido, para muchos, en un mero confesionario publico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s