El lobo insomne

Érase una vez un lobo de pelaje alborotado, con las garras filosas y los ojos desdichados. Pedía a gruñidos dormir, pero no lo conseguía. El insomnio lo acechaba, los remedios no servían. Contaba ovejas y la tentación lo seducía, todas se las comía. Cien ovejas por día.

Anuncios

4 comentarios en “El lobo insomne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s