Cuántas veces

Cuántas veces aconsejaste vivir en el presente; hacer algo productivo en este momento y disfrutarlo. Cuántas veces has sido feliz sin saberlo; hasta que la vida te arrebata los tiempos gozosos. Cuántas veces fuiste al mismo sitio para recordar las sensaciones, los sentimientos, los olores y nada volvió a ser como antes. Cuántas veces fingiste tristeza para quedarte en casa y cuántas más te hiciste fuerte para salir. Cuántas veces no comprendiste a los otros hasta que te pasó a ti. Cuántas veces no perdonaste hasta que el dolor carcomió tu alma. Cuántas veces te fuiste sin despedir, y un día nos dejamos de ver para siempre. Cuántas veces tuviste que atravesar una tormenta para ver la luz. Cuántas veces diste fuerza sin mostrar tu lado vulnerable. Cuántas veces dejaste los sueños para ir tras ellos. Cuántas veces cocinaste la paciencia al calor de la incertidumbre. Cuántas veces abriste la puerta y cuántas la cerraste. Cuántas veces dominaste tu emociones y cuántas las dejaste salir. Cuántas veces pediste morir y cuántas más vivir. Cuántas veces rogaste y cuántas más olvidaste orar. Cuántas veces debes pasar por lo mismo, ¿cuántas veces más?

Tu boca

Tranquila está.

Duerme.

Come.

Delira.

A veces ronca.

Tranquila está.

Respira.

Habla.

Otras veces murmura.

Tranquila está.

Sonríe.

Estornuda.

Mastica.

Me resucita tu boca;

tu dulce boca tranquila está.

Letras

Las letras bailan al compás del trazo; las puntas del lápiz las pintan redondas, altas y chaparritas. Letras de tintas diversas. Letras que iluminan la ennegrecida noche. Letras que pintan sonrisas, libertad, susto, disgusto y llanto.