Guayabas

I
Comía guayabas cuando era temporada. Solía acompañarlas con limón o con azúcar. Tuve algunos incidentes con los huesillos; se me quedaban atorados en las muelas y no podía sacarlos. Mi madre me llevaba al dentista para extraerlos.
II
Amaba el olor de las guayabas. Impregnaban la casa y mis manos de sus aromas dulzones. Últimamente mi cuerpo olía diferente, tenía extraños puntos rosas en la cara como la guayaba.
III
Disfrutaba la textura de las guayabas. Primero amarillas y luego se marchitan; sus sabores y aromas cambian. Ese día comí la última guayaba su piel estaba tan manchada como mi mano que la tocaba, cómo pasa el tiempo, dije en mi pensamiento.

Anuncios

5 comentarios en “Guayabas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s