Selene y Geranio

I

Selene salió a dar un paseo nocturno.

II

Entre la espesa niebla; Geranio contempló su silueta.

III

Quedó prendido de su belleza. Según los rumores Selene era fotosensible.

IV

Gracias a una dama se enteró de su dirección.

V

Cada noche subía a un árbol a cantarle coplas frente al balcón.

VI

Ella se quedaba detrás de las cortinas translúcidas. Escuchaba con deleite cada vocablo.

VII

Un sábado, Geranio le declaró su amor. Selene se abrió paso en su habitación. Extendió sus brazos con fervor.

VIII

La rama del árbol se quebró.

IX

Amanecía.

X

Geranio murió y la tierra lo absorbió.

XI

Ella se resguardo del Sol con las lágrimas enredadas en los cabellos.

XII

Por fin, obscurecía. No había coplas. Sólo bellos geranios inundaban el patio y su balcón.

Anuncios

4 comentarios en “Selene y Geranio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s